Preparar su jardín para el invierno

88% of 100%
Puede que suene obvio, pero hay que preparar el jardín para el invierno antes de que empiece la estación fría. En este artículo le explicamos exactamente por qué, y también cómo hacerlo. Así podrá preparar su jardín para el invierno de la manera más eficiente posible.
  1. ¿Por qué preparar el jardín para el invierno?

    ¿Sabía que puede trabajar en su jardín en otoño y dejarlo bien limpio, arreglado y listo para la primavera siguiente? Debe hacerlo antes que empiece el invierno. Así se ahorrará mucho trabajo extra en primavera y las plantas de su jardín crecerán y florecerán mucho más bonitas. También puede minimizar (y, en algunos casos, incluso evitar por completo) el riesgo de daños por heladas durante el invierno.

  2. ¿Cuándo se debe preparar el jardín para el invierno?

    No es necesario que prepare su jardín para el invierno en un solo fin de semana. Si se organiza bien, puede distribuir el trabajo a lo largo de varias semanas. Es necesario preparar el jardín antes de que lleguen las heladas. Las heladas en el suelo no suelen ser muy dañinas, pero, en todo caso, para evitar el riesgo de daños, es mejor no trabajar en el jardín si la temperatura baja de cero durante el día.

    El mes ideal para preparar su jardín de cara al invierno es octubre. En cualquier caso, observe el termómetro con regularidad.

  3. Hojas

    Despeje con regularidad las hojas caídas para que el césped esté siempre verde y bien aireado y para minimizar la formación de musgo. Si tiene un soplador de hojas, podrá hacer el trabajo más rápidamente. Con él podrá soplar no solo hojas, sino también ramitas. Algunos sopladores de hojas permiten incluso aspirar y triturar las hojas. Si es el caso del suyo, le resultará más fácil desechar los contenidos del depósito del soplador.

    De cara al invierno, no es necesario quitar las hojas de los bordes ni de debajo de los setos, ya que, en esas zonas, forman una capa que protege las raíces de las heladas. Ahora bien, sí se recomienda comprobar si las hojas se ven infectadas por hongos o bacterias. En tal caso, retírelas de inmediato para evitar que se propaguen el moho y las enfermedades.

  4. Hierba

    Puede seguir cortando el césped hasta que vea que ha dejado de crecer. Suele cortarse por última vez hacia el final de octubre. Le recomendamos que lo deje a una altura de unos 4 cm.

    Existen máquinas especiales (conocidas como escarificadores, cepillos o aireadores de césped) que permiten eliminar fácilmente el musgo del césped. Luego, basta con reunir el musgo y deshacerse de él. Puede aplicar cal para aumentar el nivel de pH del suelo y evitar la formación de musgo. Realice antes una prueba de pH de suelo para asegurarse de que conviene dar este paso. Puede fertilizar el césped por última vez de cara al invierno unas 6 semanas después del encalado. Así protegerá las plantas contra enfermedades, ayudará a que la hierba se recupere más rápido y el césped estará más sano y verde. Además, cuanto más tupida crezca la hierba, menos probabilidades habrá de que se forme musgo. En caso necesario, puede aplicar cal también durante el invierno. Se puede encalar incluso cuando hay nieve en el suelo. La tierra absorberá la cal cuando se funda la nieve.

  5. SUGERENCIA!

    Sugerencia: En invierno, evite pisar el césped en la medida de lo posible, sobre todo si hay escarcha. Si pisa el césped en esas épocas, podría dañarlo y dar lugar a unas calvas muy antiestéticas.

  6. Plantas y heladas

    Al preparar el jardín para el invierno, es importante dedicarles la atención adecuada a las plantas. Algunas son muy sensibles a las heladas, mientras que otras, de hoja perenne, son más resistentes.

    Plantas sensibles a las heladas
    Las plantas sensibles a las heladas morirán en seguida si la tierra está mojada y se produce una helada en el suelo. Sabiendo esto, habrá que asegurarse de colocar esas plantas más sensibles en un lugar poroso. Si es posible, póngalas en tiestos; así podrá moverlas y protegerlas fácilmente (por ejemplo, guardándolas en la caseta) cuando la temperatura baje de cero.

    Plantas en tiestos
    Las plantas en tiestos son más vulnerables a las heladas que las que están plantadas en la tierra. Es más probable que las raíces se congelen, ya que solo las separa del frío el propio tiesto. Proteja estas plantas envolviendo los tiestos con papel de burbujas. Asegúrese de perforar la parte inferior del papel de burbujas para evacuar el agua de lluvia. Si las heladas persisten o se recrudecen, será buena idea mover las plantas en tiestos a un espacio a cubierto (por ejemplo, una caseta o un garaje).

    Plantas de hoja perenne
    Por regla general, las plantas de hoja perenne o perennifolias no necesitan protección. Ahora bien, si la temperatura sigue por debajo de cero también durante el día, sí merece la pena protegerlas. Puede envolverlas con malla para horticultura, aunque también puede servir una manta o una toalla vieja, o incluso un saco de arpillera. Asegúrese de utilizar un material ligero; así la planta podrá respirar y evitará que se forme moho. Puede retirar la protección en cuanto remitan las heladas.

    Plantas resistentes al invierno
    Las plantas resistentes al invierno, como su propio nombre indica, son capaces de protegerse contra los rigores de la estación invernal. Algunos lo hacen con la caída de la hoja; otras, dejando que muera toda la parte de la planta que queda por encima de la tierra. La propia tierra protege las raíces. Tenga en cuenta que las plantas resistentes al invierno, si están en tiestos, pueden verse afectadas por las heladas, así que necesitarán protección adicional en invierno.

  7. Poda de preparación para el invierno

    Algunas plantas y árboles deben podarse de cara al invierno. Como norma general, las parras, el arce, el abedul, el carpe, la lavanda y las hortensias, que florecen en brotes viejos, pueden podarse antes de llegar el invierno. Por otro lado, no es buena idea podar otros frutales, coníferas, rosales y plantas trepadoras. Preste siempre atención a qué plantas y árboles pueden podarse o no en este periodo.

  8. Plantar bulbos

    Si planta bulbos en su jardín antes de que llegue el invierno, disfrutará de preciosas y alegres flores en primavera. Recomendamos especies como los narcisos, los tulipanes, los nazarenos, las campanillas de invierno y los crocus. Estas flores le darán color a su jardín en cuanto llegue la primavera.

    Aligere la tierra con una paleta de trasplantar. A continuación, haga en la tierra un agujero del tamaño del bulbo que desee plantar y del doble de profundidad de su diámetro. Coloque uno o más bulbos en el agujero y tápelo con tierra. Una vez plantados los bulbos, riéguelos abundantemente para ayudarlos a crecer.

  9. Estanques

    Los estanques también necesitan cuidados antes del invierno y durante dicha estación. Lo principal en un estanque es asegurarse de que no se forme hielo. Si su estanque no es muy profundo y se hiela durante largos periodos de tiempo, los peces se quedarán atrapados en el hielo. Además, la capa de hielo impedirá que se liberen los gases naturales procedentes del estanque.

    Si su estanque es de hormigón o pared de ladrillo (como suele ser el caso cuando se trata de estanques elevados), el hielo puede dañar la propia estructura del estanque. En ese caso, lo mejor será vaciar el agua del estanque (por ejemplo, con una bomba sumergible). Asegúrese de utilizar una bomba apta para aguas sucias. Si tiene flora o fauna en el estanque, deje al menos 50 cm de agua.

  10. Grifos y mangueras exteriores

    Le recomendamos cortar el suministro de agua al exterior para evitar que los grifos y conducciones de agua se congelen. Una vez hecho esto, abra el grifo para evacuar cualquier agua residual que quede en las tuberías. Los grifos de casetas y cobertizos también pueden congelarse en invierno, así que le recomendamos inspeccionarlos todos con regularidad.

    No se olvide tampoco de las mangueras del jardín. Si se deja agua en una manguera, esa agua podría helarse y, al expandirse, rajar la manguera. Por eso, es recomendable vaciar el agua que quede en la manguera antes de guardarla.

  11. Cerámica

    La cerámica es vulnerable a las heladas y puede rajarse si no se toman las precauciones necesarias. Coloque a cubierto todos los tiestos, jarrones, ceniceros y demás elementos de cerámica. Así evitará que acumulen agua y, en caso de helada, puedan llegar a rajarse.

Calificación general

Califique estas instrucciones paso a paso.

Preparar su jardín para el invierno

4.4
4.4 of 5

18 total

  • 5
    14
  • 4
    1
  • 3
    1
  • 2
    0
  • 1
    2