Podar lavanda

100% of 100%

La lavanda es una planta muy conocida que desprende un agradable aroma cuando florece. Eso sí, hay que podarla para que siga floreciendo y no se lignifique.

Para unos resultados óptimos, conviene podar la lavanda dos veces al año: una en primavera y otra a finales de verano. Si cuida bien de su lavanda, puede durarle hasta 5 años.

  1. ¿Qué herramienta se debe utilizar para podar lavanda?

    La forma más fácil de podar la lavanda es con un cortasetos manual o con unas tijeras de poda tipo bypass. Asegúrese de que las hojas estén bien afiladas. Así le resultará más fácil el trabajo.
  2. ¿Cómo se poda la lavanda?

    La lavanda se poda en primavera. Se recomienda darle una forma esférica y compacta. Asegúrese de que queden hojas verdes en los extremos de las ramas. Es ahí donde se formarán las nuevas flores. A finales de verano, basta con cortar los tallos y las hojas marchitas. Así tendrá la seguridad de que su lavanda esté preparada para el invierno.

Calificación general

Califique estas instrucciones paso a paso.

Podar lavanda

5
5 of 5

1 total

  • 5
    1
  • 4
    0
  • 3
    0
  • 2
    0
  • 1
    0