Pintar paredes exteriores

80% of 100%

Si pinta las paredes exteriores de su casa, les dará un aspecto más fresco y cuidado y aumentará el valor de su propiedad. Además, la pintura protege las paredes de los efectos del viento y de las inclemencias del tiempo en general. Pero para pintar paredes exteriores se necesitan ciertos conocimientos y preparación. Le recomendamos que reserve tiempo de sobra para los preparativos y que utilice materiales de la máxima calidad. Así tendrá la seguridad de conseguir unos buenos resultados y una protección duradera.

Puntos de atención especial
Utilice brochas y rodillos de buena calidad. Con ellos, los resultados son notablemente mejores.

  1. Elegir la pintura

    La pintura acrílica (al agua) es la mejor opción para las paredes exteriores. Este tipo de pintura ayuda a impermeabilizar las paredes y, al mismo tiempo, deja que se evapore la humedad existente en la pared. Antes de pintar una pared exterior, retire todos los obstáculos que pueda (contraventanas, plantas, enredaderas, etc.). Repase también el rejunte de las paredes de ladrillo y retire los tacos, tornillos, clavos y otros elementos que pueda encontrar.

  2. Reparar grietas y rejuntes en paredes de ladrillo

    Si va a pintar una pared vieja de ladrillo, es posible que el rejunte esté agrietado o incluso haya desaparecido. En tal caso, tendrá que reparar antes de empezar a pintar. Deberá quitar las áreas dañadas, volver a hacer el rejunte y reparar las grietas y demás problemas.

  3. Depósitos de salitre

    Si va a pintar una pared nueva, es muy posible que vea en ella salitre y depósitos de color blanco. Ello se debe a que en ocasiones, en las paredes nuevas, tras secarse la humedad, quedan restos de salitre. Puede limpiar la zona en cuestión con un cepillo de alambre o utilizando un Multidecapadora con un cepillo limpiador. Una vez hecho esto, elimine el polvo suelto con un cepillo suave. Nota: una vez limpias y secas las paredes, evite que vuelvan a coger humedad. Y evite utilizar una hidrolimpiadora de alta presión (con el agua, volvería a empezar el proceso).

  4. Limpiar la pared

    Empiece a trabajar siempre con la pared limpia. Si la pared es sensible al agua o si vive usted en un entorno boscoso, es casi seguro que habrá musgo y algas. Puede eliminarlos con un cepillo de alambre y un cúter. A continuación, trate la pared con lejía diluida al 50 %. Deje que haga afecto durante unas horas y luego enjuague con abundante agua. Asegúrese de que la pared esté bien seca antes de empezar a pintar (tardará unos días).

  5. Hidrolimpiadora de alta presión

    Si utiliza una hidrolimpiadora de alta presión, eliminará gran parte de la suciedad de la pared. También conseguirá retirar la pintura suelta y posibles trozos de escombro. En caso necesario, puede aplicar un producto antimusgo, dejar que haga efecto y luego limpiar de nuevo la pared. Una vez hecho esto, espere unos 14 días antes de empezar con la pintura (el tiempo exacto dependerá de las condiciones climatológicas).

  6. Capilaridad

    Si tiene algún problema de humedad en las paredes, deberá solucionarlo antes de empezar a pintar. Puede deberse a que en su momento no se aplicara un buen aislamiento entre los cimientos y la pared. En ese caso, puede abrir una abertura de ventilación (por ejemplo, un hueco vertical en las juntas), o bien retirar un ladrillo y cambiarlo por una rejilla de ventilación.

  7. Paredes de superficie pulverulenta

    Si una pared ya se ha pintado anteriormente, es posible que se vea afectada por depósitos de polvo. Esto dificultará la adherencia de la nueva capa de pintura. Habrá que tratar la superficie subyacente con una imprimación especial. Contar con una superficie bien firme es esencial; de otra manera, la capa de pintura no se adherirá correctamente y podría despegarse en muy poco tiempo.

  8. Crear un zócalo en la base de la pared

    Deberá cepillar la parte inferior de la pared, al nivel del suelo, para eliminar la tierra y la arena y evitar que la brocha se llene de suciedad. Si es posible, cave en torno a la pared a una profundidad más o menos equivalente a la altura de un ladrillo, limpie la arena y deje secar bien. Primero aplique una capa base sobre los ladrillos no tratados y deje secar al menos 12 horas. Si destaca este zócalo pintándolo de un color más oscuro, las manchas de barro no resultarán tan evidentes.

  9. Encintar los marcos de puertas y ventanas

    Cubra las plantas y matorrales cercanos con plásticos. Cubra los marcos de puertas y ventanas y demás elementos de madera con cinta de carrocero. Pinte primero los bordes de la pared con una brocha grande y luego las partes situadas alrededor de los marcos de puertas y ventanas y de los canalones. Asegúrese de que haya un buen solapamiento en todas las superficies y pinte siempre de las zonas secas hacia los bordes de la pintura húmeda.
    No escatime pintura: si no usa suficiente cantidad, el resultado será poco uniforme y parcheado.
    Consulte los números de lote de la pintura que utilice. Si compra latas de diferentes lotes, es posible que note diferencias de color, tanto si utiliza la pintura inmediatamente como si la almacena durante un periodo prolongado.

  10. Extender la pintura

    Utilice un rodillo de pelo largo para pintar. Así los solapamientos serán menos visibles y podrá trabajar mucho más rápidamente. Asegúrese de que el rodillo esté bien cargado de pintura. Aplique una tira vertical de pintura. Cargue el rodillo con más pintura y aplique una segunda tira a una distancia de unos 40 cm. Luego, moviendo el rodillo en diagonal, mezcle las dos tiras de pintura entre sí. Asegúrese de aplicar pintura en todos los huecos y rejuntes. A continuación, pinte desde la parte superior hasta la mitad de la pared, y de ahí al suelo.
    Luego pase al siguiente tramo vertical de pintura (a la izquierda o a la derecha del anterior). En las áreas menos amplias o cerca de las puertas o marcos de ventanas, utilice un rodillo más estrecho. Tenga en cuenta que siempre debe haber un borde húmedo y que debe trabajar siempre de las áreas secas a las húmedas.

  11. Escalera o andamio

    Para pintar, elija siempre un día seco y sin viento. Utilice una buena escalera o taburete. Debe darle aproximadamente un metro de altura adicional. A fin de evitar caídas, asegúrese de que la escalera descanse sobre una superficie estable y soporte bien su peso.
    Coloque la escalera a un ángulo de unos 15° respecto a la pared. Si llega un momento en que, mientras trabaja, necesita llegar a un punto más alejado de lo que le permite el brazo extendido, mueva la escalera.

  12. Espaciadores

    Los espaciadores le dan a la escalera estabilidad y mayor seguridad al trabajar. Cualquier escalera admite un espaciador, que es un accesorio muy útil, por ejemplo, para trabajar con canalones colgantes. Los espaciadores suelen aumentar en unos 35 cm la distancia entre la escalera y la pared. Para trabajar de manera más segura, lo mejor es alquilar un andamio o una grúa con cesta.

  13. Canalones de tejado

    En muchos casos, también necesitarán mantenimiento y pintura los canalones y bordes del tejado. Si ha alquilado un andamio o una grúa con cesta, puede aprovechar para comprobar el estado de los canalones y hacer las reparaciones necesarias. Vea también las instrucciones paso a paso del documento “Sugerencias para mantenimiento de canalones”.

Calificación general

Califique estas instrucciones paso a paso.

Pintar paredes exteriores

4
4 of 5

67 total

  • 5
    33
  • 4
    15
  • 3
    10
  • 2
    3
  • 1
    6