Medidas para evitar robos

84% of 100%

La mayoría de los robos se producen a través de una puerta o ventana demasiado fácil de abrir.Puede hacer que su casa sea mucho más segura con sólo tomar unas sencillas medidas de precaución.Por ejemplo, puede hacer que a los ladrones les resulte mucho más difícil entrar en la casa si utiliza cerraduras fuertes y seguras en puertas y ventanas.También puede instalar controles automáticos para la iluminación, persianas enrollables o un sistema de alarma antirrobo.

  1. ¡Su casa es un escaparate!

    Recuerde que, si deja las cortinas o las persianas abiertas, a los ladrones les resultará más fácil ver qué tiene exactamente en casa. Por eso, un buen trabajo de prevención de robos empieza por analizar su rutina diaria y dónde tiene sus pertenencias.

    Inspección del interior
    Asegúrese de no dejar fuera de la casa elementos de los que los ladrones puedan ayudarse para acceder al interior. Por ejemplo, no deje escaleras sin bloquear en el jardín o en un cobertizo o taller sin cerrar. Lo mismo vale para las herramientas pesadas. Téngalas siempre a buen recaudo. Mantenga siempre cerradas las ventanas del garaje, sótano o bodega y, en caso necesario, instale rejas de seguridad.

    Piense como un ladrón
    Los ladrones empezarán por forzar una puerta o una ventana (a menos, claro está, que usted deje una abierta). Observe con atención todos los posibles puntos de entrada. Por ejemplo, ¿es posible llegar a la planta de arriba subiéndose a árboles cerca de las paredes, utilizando un balcón, un contenedor de basura, un canalón de desagüe o un enrejado para plantas trepadoras? Las ventanas de los aseos son otro posible punto de entrada.
    A menudo, los ladrones consiguen acceder a las viviendas fácilmente con herramientas sencillas como unos alicates, un destornillador o una palanca. Así que póngaselo tan difícil como pueda y lo más probable será que prueben suerte en otra parte.

  2. Cerraduras de bombín en las puertas exteriores

    Si desea sustituir una sencilla cerradura de embutir por una cerradura de bombín (más segura), debe tener en cuenta varios factores importantes:
    1. La profundidad de la cerradura en la puerta.
    2. La distancia entre el pestillo y el perno de retención, que suele ser de 110 o 72 mm.
    3. La longitud del bombín es igual al grosor de la puerta (normalmente, 60 mm).

    Si la puerta ya tiene una cerradura de bombín, el perno de retención debe sobresalir al menos 20 mm. Es más sencillo cambiar la cerradura si el cuerpo de ésta y el cerradero son del mismo tamaño que en la cerradura vieja. Si ello no es posible, elija una cerradura con una placa mayor de manera que los nuevos tornillos de fijación encajen en puntos diferentes de la madera de la puerta. También puede instalar un pasador de seguridad adicional en la puerta.

  3. Cerradero antirrobo

    Si instala una cerradura con cerradero antirrobo en vez de uno sencillo, el ladrón no podrá utilizar un destornillador para empujar y retirar el perno de retención. Para instalar un cerradero antirrobo, deberá taladrar o cortar en el marco de la puerta un hueco lo suficientemente grande como para que entre el cerradero.

  4. Instalar pasadores antirrobo

    Los pasadores antirrobo ayudan a evitar que un ladrón pueda desmontar sin más la puerta tras retirar el pasador de la bisagra.
    Taladre en la puerta agujeros de 10 mm de diámetro y 30 mm de profundidad a unos 5 cm de cada bisagra. Inserte los pasadores antirrobo en los agujeros con los extremos en punta sobresaliendo de la puerta.
    A continuación, presione sobre la puerta para cerrarla de manera que los pasadores, al sobresalir, marquen los puntos del marco de la puerta donde se deberán taladrar los agujeros para las camisas. Taladre dichos agujeros con un diámetro de 17 mm y una profundidad de 20 mm.
    A continuación, podrá insertar las camisas en los agujeros. Puede colocar tres pasadores antirrobo en cada puerta.

  5. Cerradura adicional

    Si desea que una de sus puertas exteriores sea aún más segura, puede colocar una cerradura secundaria en la parte inferior de la puerta. Instale esta cerradura secundaria exactamente igual que la cerradura principal en la parte central de la puerta. Si no tiene suficiente espacio para este tipo de cerradura, siempre puede instalar una cerradura de superficie en la parte interior de la puerta.

  6. Puertas o ventanas corredizas

    Si tiene puertas o ventanas corredizas, puede protegerlas con cerraduras de bombín. Estas cerraduras tienen un pasador que sobresale y se introduce en la parte deslizante de la puerta o la ventana. La cerradura de bombín se acciona con una llave. Cuando está cerrada, no es posible abrir la puerta o ventana en cuestión.
    Este sistema también puede utilizarse en tragaluces y ventanas en el techo, como las ventanas Velux. Muchas personas olvidan la importancia de estas ventanas. Si un ladrón consigue subir al tejado, podrá abrir el mecanismo de cierre interior de un tragaluz usando un destornillador (por ejemplo, a través de la cubierta de ventilación). En estos casos, una cerradura de bombín con un pasador evita que se pueda hacer palanca para levantar y abrir el tragaluz.

  7. Mayor seguridad con una cerradura multipunto

    Una cerradura multipunto fija la puerta en tres puntos diferentes. Las tres cerraduras se accionan con una sola llave. Se instala igual que una cerradura sencilla salvo por el hecho de que el cerradero se extiende por toda la altura de la puerta.

  8. Cerradura multipunto de superficie

    También existen cerraduras multipunto en formato de cerraduras de superficie. Estas cerraduras tienen la ventaja de que pueden instalarse en la puerta sin necesidad de grandes alteraciones. La cerradura central se instala de la misma manera que una cerradura de superficie sencilla. Las dos barras conectan la cerradura central con los dos puntos de anclaje: uno en la parte superior de la puerta y otro en la parte inferior. Las barras pueden cortarse a la longitud adecuada y luego fijar las guías.
    Tenga en cuenta que los extremos de las barras deben ser más largos que la puerta, ya que deben entrar en contacto con los cerraderos de las partes superior e inferior al cerrar la puerta. En primer lugar, coloque el cerradero superior en la parte superior del marco de la puerta. A continuación, en caso necesario, practique un agujero en el suelo (en él entrará el extremo de la barra inferior). Por último, compruebe que todas las partes del mecanismo de las barras funcionan correctamente y sin problemas.

  9. Instalar rejas de seguridad en ventanas de sótanos

    Puede instalar barras o rejas de seguridad delante o detrás de las ventanas de los sótanos. A menudo encontrará barras o rejas de seguridad listas para montar en marcos de ventana de tamaño estándar, pero, de no ser así, también las puede hacer usted. Divida la anchura del marco de la ventana en secciones de unos 20 cm y marque las posiciones de las barras. Utilizando un taladro o cincel, marque en la pared los agujeros (deberán tener al menos 8 cm de profundidad). Compruebe que las barras quedan bien colocadas tanto vertical como horizontalmente y fíjelas con cemento.

  10. Mirilla

    Para asegurarse de no abrir la puerta a ningún extraño, puede instalar una mirilla. Así podrá identificar a cualquier visitante. Taladre en la puerta un agujero más o menos a la altura de los ojos (aproximadamente 1,65 m) y con el diámetro que se indique en las instrucciones de la mirilla. Atornille las dos partes de la mirilla que contienen las lentes ópticas juntándolas tanto como sea posible.

  11. Pestillo o cadena de seguridad en la puerta

    Otra opción que le permitirá identificar a quien se acerque a la puerta será instalar un pestillo o cadena de seguridad. Así podrá asomarse para identificar a la persona, pero sin abrir del todo la puerta.

  12. Láminas de protección

    Puede aplicar una lámina autoadhesiva para que, en caso de rotura, la ventana no salte en mil pedazos (al ser muy pequeños, estos pedazos pueden ser muy cortantes y peligrosos). Corte la lámina al tamaño adecuado y péguela sobre el cristal. Resulta más fácil colocar esta lámina autoadhesiva si primero humedece el cristal con una solución de agua jabonosa. A continuación, podrá pasar un secador de cristales para sacar de debajo de la lámina el agua y cualquier burbuja de aire que pueda quedar. Después, deje que se seque... ¡y listo!

  13. Una caja fuerte ignífuga

    Una caja fuerte ignífuga y bien anclada es un buen lugar en el que guardar todos sus objetos de valor y documentos importantes contra incendios y robos. Además, así siempre sabrá dónde están y no tendrá que andar buscándolos. La mayoría de las cajas fuertes ignífugas cuentan con una cerradura de combinación.
    A la hora de instalar una caja fuerte ignífuga, deberá pensar en un buen lugar donde colocarla dentro de su casa. Por ejemplo, dentro de un armario. Si lo hace así, le será muy fácil colocar la caja fuerte en una estantería y fijarla por la parte de atrás a la pared. O, si quiere hacer un trabajo verdaderamente profesional, puede instalar la caja fuerte en un rebaje dentro de la pared y fijarla con cemento.

Calificación general

Califique estas instrucciones paso a paso.

Medidas para evitar robos

4.2
4.2 of 5

30 total

  • 5
    18
  • 4
    4
  • 3
    5
  • 2
    2
  • 1
    1