Mantenimiento del césped en primavera

78% of 100%
Cuando el tiempo empieza a mejorar y la naturaleza se pone en marcha después del invierno, es momento de dedicarnos más a cuidar el césped. Así disfrutaremos de un césped más sano y atractivo durante todo el verano.
  1. Retirar todas las hojas y demás residuos del césped

    Empiece por retirar del césped todas las hojas y demás restos (por ejemplo, ramitas). Si tiene un soplador de hojas, podrá hacer el trabajo más rápidamente. Además de soplar las hojas muertas, estos aparatos también permiten aspirar y triturar los restos de poda más pequeños. Luego se depositan en una bolsa para que resulte más fácil desecharlos.

  2. Cortar el césped

    En cuanto vea que la hierba empieza a crecer, podrá empezar a cortar el césped cada semana. Si lo corta con regularidad, contribuirá a mejorar los niveles de oxígeno en torno a la hierba. Así, además, es menos probable que se forme musgo. La hierba debe estar seca antes de empezar a cortar el césped. La hierba mojada se apegotona y puede atascar el cortacésped.

    Dependiendo del uso que se le dé al césped y de la temperatura ambiente, decida cómo de larga quiere que esté la hierba y seleccione la posición de altura correspondiente en el cortacésped. Si su césped es ornamental o permanece a la sombra durante gran parte del día, fije la altura de corte a 2-3 cm. Si lo utiliza para que jueguen niños o mascotas, fije la altura de corte a 4-5 cm. Si la temperatura en el exterior es superior a los 25 °C, corte el césped un poquito más largo de lo que suela normalmente. Si hace mucho calor y lo corta muy corto, podría llegar a provocar daños en las raíces.

  3. Quitar el musgo

    Si durante el invierno se ha formado musgo, merecerá la pena escarificar el césped de nuevo en primavera. Puede utilizar el aireador de césped, una máquina especial que ayuda a levantar el musgo de la tierra. También, como su propio nombre indica, ayuda a airear el césped. El aireador de césped puede utilizarse en cuanto la hierba empiece a crecer, que puede ser ya a principios de abril. Luego, basta con reunir el musgo y deshacerse de él.

  4. Sembrar

    Es importante sembrar la hierba de manera que el césped pueda recuperarse tras el invierno y crecer limpio y sano en primavera. Así podrá disfrutar de él durante todo el verano. La hierba germina mejor con una temperatura un poquito más alta: abril/mayo es un buen momento para sembrar. Cuanto más tupida crezca la hierba, menos probabilidades habrá de que se forme musgo.

    Asegúrese de que la hierba esté siempre húmeda hasta que la semilla haya germinado. Camine por el césped lo menos posible, sobre todo en las zonas en las que haya sembrado, ya que las hojas de hierba germinada son muy frágiles y cualquier daño puede resultar irreparable. Tenga en cuenta que a los pájaros lo que más les gusta son las semillas de hierba. Algunos viveros tienen semillas especiales para evitar este problema, pero también puede asustar a los pájaros clavando palos con trozos de papel de aluminio en diferentes partes del césped.

  5. Fertilizado

    Todo césped necesita nutrientes. Le recomendamos fertilizar el césped en primavera y luego de nuevo en verano. Así protegerá las plantas contra enfermedades, ayudará a que la hierba se recupere más rápido y será menos probable que se forme musgo.

    Existen diferentes tipos de fertilizante. Pueden dividirse en dos grupos principales: fertilizante orgánico y fertilizante artificial. El fertilizante artificial es más barato que el orgánico y contiene todos los minerales que necesita el césped. El fertilizante orgánico contiene solo nutrientes naturales y su acción dura más que la del fertilizante artificial. Tenga en cuenta que la mayoría de los fertilizantes contienen sustancias nocivas para los niños y las mascotas. Por tanto, es preferible evitar que niños y mascotas se acerquen al césped durante unos días, hasta que el fertilizante haya penetrado en la tierra. Siga siempre todas las instrucciones que figuren en el envase del producto.

  6. Recortar bordes

    Puede recortar los bordes del césped en primavera para eliminar cualquier cantidad excesiva de hierba tras el invierno y, en general, para darle un aspecto más arreglado y atractivo. Le explicamos cómo hacerlo:

    Paso 1: Atar una cuerda a lo largo de los bordes del césped
    Si quiere recortar una sección recta de césped, solo tiene que guiarse por la cuerda. Para fijar esta última, clave dos palos en los extremos de cada borde y, en caso necesario, clave otros palos entre medias. Luego, ate una cuerda entre los palos siguiendo la línea del borde del césped. Asegúrese de que la cuerda quede tensa y no pueda moverse.

    Paso 2: Recortar a lo largo del borde
    Ahora ya puede recortar el borde utilizando un cortabordes especial. Apoye el cortabordes contra la parte interior de la cuerda. Asegúrese de que el cortabordes quede inclinado en la tierra de manera que el borde del césped permanezca firme y no se desbarate. Mueva el cortabordes siguiendo la línea de la cuerda con un movimiento de corte.

    Paso 3: Recoger los restos de césped cortado
    Con un rastrillo, recoja los restos de césped recién cortado.

Calificación general

Califique estas instrucciones paso a paso.

Mantenimiento del césped en primavera

3.9
3.9 of 5

21 total

  • 5
    15
  • 4
    0
  • 3
    0
  • 2
    1
  • 1
    5